lunes, 3 de junio de 2013

Google y las placas de Petri: ¿y si no fueran de Petri?

El logotipo de Google no siempre es el mismo. A veces, además de las letras  que forman el nombre de la empresa, contienen algún dibujo, o son las mismas letras las que están hechas con dibujos. Son modificaciones que se hacen para conmemorar alguna festividad o aniversario y pueden ser universales, para todas la lenguas o países en los que Google está presente o solo para algunos. Los llaman doodles, una palabra inglesa que significa algo así como ‘garabatos’. Es posible que hoy haya quien no entienda el significado del doodle, en el que las letras de Google se han convertido en una especie de platos de cristal.


Estos recipientes se denominan cápsulas (o placasde Petri y se usan para cultivar microbios u otras células; se suele hablar de ‘cápsula’ para referirse exclusivamente al recipiente y de ‘placa’ cuando contiene un medio de cultivo en el que se hacen crecer los microorganismos. Su introducción en el trabajo experimental de microbiología a finales del siglo XIX fue un gran avance para esa ciencia y aun no se ha encontrado un sistema mejor para cultivar la mayoría de los microorganismos conocidos. La placa de Petri debe su nombre a Richard Julius Petri (1852-1921), que fue encargado del Museo de Higiene de Berlín y trabajó en el instituo que, en aquella ciudad, dirigía Robert Koch, uno de los pioneros de la microbiología y descubridor de la bacteria que causa la tuberculosis. Petri nació el 31 de mayo de 1852 y Google le dedica este doodle en el aniversario de su nacimiento. Sin embargo, para hacer justicia, Google tendría que haber dedicado el doodle también a otros dos investigadores que usaron esos recipientes antes de que lo hiciera Petri.

Antes de que se inventasen las placas de cultivo, las bacterias se cultivaban en una especie de bandejas, según un sistema ideado por Koch en 1883: después de esterilizarlas, echaban en ellas gelatina y cuando la gelatina se había solidificado, se hacía la inoculación. Para que esa bandeja se mantuviera estéril y húmeda, se cubría con una campana de cristal. Era un sistema incómodo y siempre había el peligro de que los cultivos terminasen por contaminarse. Petri propuso un recipiente para superar los incovenientes de las bandejas: un vaso cilíndrico de cristal de muy poca altura. cubierto por una tapa, también de cristal y con la misma forma que la base, pero ligeramente más ancha, de modo que encajasen y el conjunto quedase como una caja de cristal cilíndrica (en la foto, a la derecha, dos bases con el medio de cultivo y, a la izquierda, las dos tapas de cristal; foto copyright de Rubén Duro). Era un sistema muy práctico, que fue muy bien recibido en el laboratorio de Koch. En 1887 Petri publicó un artículo en una revista alemana de bacteriología en el que describía este nuevo recipiente de cultivo.

En 1886, el año anterior a la publicación del mencionado artículo de Petri, el británico Percy F. Frankland (1858-1946), profesor de química en la Real Escuela de Minas de Londres, ya había publicado un artículo en el que describía un recipiente de vidrio para el cultivo de bacterias del ambiente que tenía unas características muy parecidas a la cápsulas de Petri, pero no era tan bajo. Era un artículo sobre los experimentos que realizó para estudiar los microorganismos presentes en el ambiente en varias ciudades inglesas. De todos modos, las placas de Frnakland quizás tampoco fueron las primeras. En la tercera edición del libro Microorganismos y enfermedad, publicado en 1886, Emanuel Klein (1844-1925), bacteriólogo esloveno que trabajaba en Inglaterra desde 1872, muestra un dibujo esquemático del mismo recipiente y describe cómo usarlo para que se desarrollen en él microorganismos. El prefacio del libro está datado en 1885; por lo tanto, es posible que aquel año ya estuviese usando esos recipientes de cristal con tapa ajustable.

¿Es una casualidad que Petri, Frankland y Klein diseñasen recipientes tan parecidos? Dado que, después de 130 años aun no se ha encontrado un método mejor, ¿es posible que los tres llegasen por vías distintas a una conclusión que era la más práctica? ¿O alguien copio de alguien? Eso quizás nunca se sepa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar todo lo que quieras sin tener que registrarte. ¡¡ PRUÉBALO !!