miércoles, 29 de mayo de 2013

Cómo usar un ordenador público de forma segura

Alguna vez te habrás metido en un locutorio lejos de casa para ver tu correo y decir a todos dónde te encuentras. Tus datos personales se pueden quedar guardados pero puedes evitarlo. Te ha tenido que pasar en algún momento de tu vida. Te encuentras en una ciudad desconocida, has desactivado la tarifa roaming de tu smartphone y no tienes conexión a Internet por una red pública, que también entraña sus peligros. 


La opción más viable es meterse en un locutorio para ver cuantos cientos de miles de correos han llegado a tu bandeja de entrada, incontables notificaciones en tus redes sociales y definitiva mensajes que quieren saber si sigues de una pieza. Cuando te levantas de la silla, surgen las dudas ¿he tomado las precauciones necesarias para que mis datos estén a salvo? Pues seguramente sí has seguido los que ahora citamos.

Lo que vamos a plantear a continuación son cinco consejos para proteger los accesos a tus redes sociales, a tu correo electrónico y a que no se guarde ninguno de los datos que hayas visto o utilizado durante tu navegación es un dispositivo ajeno a ti.

1- Inicia sesión en modo privado. Escoge el navegador con el que estés más familiarizado, normalmente los locutorios tienen muchos programas instalados y nada más abrirlo, busca en el menú opciones o herramientas el modo privado (InPrivate en Internet Explorer) o incógnito(en Chrome). De esta forma no se guardará el historial, ni las cookies, ni en caso de que te pongas a rellenar formularios, se queden tus datos personales.

2- Cosas que mejor dejarlas para hacer en casa. Esta claro que si alguien quiere robarte ciertos datos aprovechándose de tu necesidad de conectarte a Internet, lo va a poder hacer. Por ello, lo mejor es que no introduzcas datos confidenciales como contraseñas para realizar pagos online o el número de tu tarjeta de débito. Efectivamente, no compres nada por Internet si no estás en casa.

3- No guardes los datos de acceso y cierra sesión siempre. Ahora que estás en un dispositivo nuevo seguramente aparecerán esas molestas ventanas para que guardes tus datos de acceso a tu correo o redes sociales en el ordenador. Sobra decir que debes pulsar "Jamás para este sitio". De la misma forma, debes cerrar sesión antes de cerrar una ventana de las plataformas en las que te hayas metido. No te despistes.

4- Elimina cualquier rastro que hayas dejado. Lo cierto es que no hace falta si has procedido como debías desde el primer paso, pero si has iniciado sesión con normalidad te recomendamos que borres el historial, así como las cookies y ficheros temporales.

5- Ser más ninja de lo que eres habitualmente y vigila a quien te vigila. Los locutorios y en general los ordenadores que están expuestos en albergues y hoteles son perfectos para que cualquiera se pare detrás tuya a mirar lo que haces sin que te des cuenta. Y claro, por estos medios también se puede robar información confidencial.


Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar todo lo que quieras sin tener que registrarte. ¡¡ PRUÉBALO !!